Seguimiento

del embarazo

Una vez que hemos conseguido el embarazo es importante hacer un seguimiento médico a lo largo de la gestación, con el fin de monitorizar el proceso y asegurar la salud de la madre y del bebé, así como el correcto crecimiento fetal, resolviendo las dudas e inquietudes que puedan surgir durante el embarazo.

Es conveniente que este seguimiento sea mensual a partir del cuarto mes de embarazo para minimizar riesgos y establecer una rutina de control del peso y tensión arterial de la madre y ritmo cardíaco del bebé, y otros indicadores que garanticen que todo el proceso se está desarrollando correctamente. Además, cuando sea necesario se realizarán otro tipo de pruebas se seguimiento como analíticas de orina o de sangre.

Muchas de las complicaciones maternas se pueden prevenir si se detectan de forma precoz, por lo que es necesario acudir a las revisiones mensuales durante el periodo de gestación.

  • Análisis de sangre: para comprobar que los niveles son y permanecen normales a lo largo del embarazo.
  • Análisis de orina: permitirá identificar posibles infecciones además de medir nuestros niveles de azúcar.
  • Exploraciones ecográficas: para monitorizar la evolución del bebé.
  • Diagnóstico prenatal.
  • TA: Control del peso correcto y tensión arterial de la madre y ritmo cardiaco del bebé.

Diagnóstico prenatal

Gracias al diagnóstico prenatal, que consiste en el conjunto de pruebas diagnósticas realizadas antes del nacimiento del bebé para identificar la presencia de posibles defectos o anomalías congénitas, el ginecólogo puede tratar al feto durante el embarazo o llevar a cabo un tratamiento tras su nacimiento en el caso de que éste sufriera alguna afección.

Existen diversas técnicas que se dividen en invasivas o no invasivas del espacio fetal, y será el especialista el que decida realizar unas u otras tras un estudio individualizado de la paciente.

Entre los métodos no invasivos, se encuentran como pruebas de diagnóstico prenatal:

  • Historia clínica.
  • Analítica.
  • Ecografías.
  • Pruebas complementarias combinadas.

Estos métodos suponen la introducción física dentro del entorno fetal, por lo que implican cierto riesgo de pérdida fetal y se aconsejan solo en casos indicados por el especialista.

Por ello, deben realizarse durante unas semanas concretas y se aumentará así las posibilidades de obtener el resultado que se busca. El ginecólogo se decantará por una u otra técnica, dependiendo del diagnóstico que se desee efectuar.

  • Biopsia Corial.
  • Amniocentesis.
  • Funiculocentesis.

Ecografía

La ecografía del embarazo es una prueba prenatal sencilla e indolora que, además de ofrecerte una primera imagen de tu bebé, nos permitirá realizar un seguimiento del periodo de gestación y evaluar el correcto desarrollo intrauterino del mismo.


De esta manera, las ecografías son vitales tanto en el terreno emocional, porque te permite ver y escuchar los latidos del bebé, como desde el punto de vista médico, para detectar cualquier posible anomalía, evaluar el desarrollo del feto, su crecimiento y posición y observar el estado de la placenta o del líquido amniótico. Por ello es vital que la realice un ginecólogo en un centro médico cualificado.

Al tratarse de una técnica no invasiva, no supone ningún riesgo ni tiene consecuencias posteriores para el bebé ni la madre, y se realiza de manera periódica a lo largo de todo el embarazo.

Pide cita gratis

Tu primera consulta es gratuita.

Consúltanos sin compromiso:
965 126 690
  • PIDE TU CITA
  • SOLICITA INFORMACIÓN

Acepto las condiciones

Acepto las condiciones

Uso de cookies

Este sitio Web utiliza cookies, propias y de terceros con finalidad estadística, de publicidad, multimedia y social para compartir. Si continúas navegando, se entiende que aceptas su uso y en caso de no aceptar su instalación deberás visitar el apartado de política de cookies, donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies