Accuna ofrece los tratamientos más avanzados de fertilidad y ginecología a los mejores precios

¿Cuáles son las fases de la inseminación artificial?

 La inseminación artificial es el método más antiguo de reproducción asistida, tiene un índice de éxito del 10 % al 15 % por ciclo de tratamiento.

Este método consiste en el depósito del semen en el tracto reproductor femenino de forma artificial, se realiza con la paciente colocada en posición ginecológica, por medio de un catéter fino, unido a la jeringa que contiene el esperma, se coloca en el interior de la cavidad uterina donde se deposita un mililitro del esperma previamente preparado en laboratorio. De esta manera se intenta acortar la distancia que separa óvulo y espermatozoide y facilitar el encuentro entre ambos.

Para que la inseminación artificial tenga éxito es imprescindible que al menos una de las trompas de Falopio se encuentre permeable. Además, el semen del varón debe cumplir unos parámetros seminales mínimos (siempre se puede recurrir a que sea esperma de donante).

La Inseminación Artificial es un tratamiento muy sencillo y de gran ayuda ya que lo que permite es depositar una gran cantidad de espermatozoides móviles en el fondo del útero, para que puedan llegar suficientes hasta el ovocito.

LA PRINCIPALES INDICACIONES PARA LA INSEMINACIÓN ARTIFICIAL:

  • En la mujer cuando hay repetidos fracasos en la estimulación de la ovulación, sea por dificultad para ovular, por anomalías del cuello del útero o del moco cervical que entorpecen el paso de los espermatozoides.
  • En el hombre por disminución de la calidad del esperma o problemas de eyaculación o erección.

La inseminación artificial con esperma de donante (IAD) puede ser una solución a un problema de infertilidad del hombre (ausencia de espermatozoides o enfermedad hereditaria).

EL TRATAMIENTO DE LA INSEMINACIÓN ARTIFICIAL CONSTA DE TRES FASES:

  1. La estimulación del ovario con hormonas unido a la inducción de la ovulación.

La inseminación artificial puede hacerse aprovechando un ciclo natural (sin estimulación ovárica), la estimulación ovárica con hormonas lleva consigo el desarrollo de varios folículos que tras la inducción farmacológica de la ovulación permite disponer de más de un óvulo para ser fecundado de forma natural, y por tanto aumenta el riesgo de embarazo múltiple que suele ser gemelar y se sitúa en torno a un 15%.

  1. La preparación del semen.

Consiste en seleccionar y concentrar los espermatozoides móviles, ya que la baja movilidad de éstos es uno de los factores que puede afectar negativamente a la consecución de un embarazo. Para ello se procesan las muestras mediante técnicas de capacitación o preparación seminal. Con estas técnicas de lavado y capacitación, se eliminan del eyaculado, restos celulares o espermatozoides muertos, inmóviles o lentos.

Cuando los espermatozoides llegan a la zona donde se encuentra el óvulo, han sufrido una serie de transformaciones, en su ascenso desde el cérvix, conocidas como capacitación espermática. Sabemos que los espermatozoides que se encuentran en el semen son incapaces de fecundar y solo pueden hacerlo después de haberse producido este proceso de capacitación.

Si la inseminación se realiza con esperma fresco, de la pareja, se recomienda un periodo de abstinencia de relaciones sexuales de entre 3-5 días. Una vez obtenido el esperma, se analiza y se prepara para seleccionar los espermatozoides más móviles

Aunque actualmente la mayoría de casos de esterilidad masculina pueden resolverse, existe la posibilidad de recurrir a semen de donante, en estos casos el esperma proviene de bancos de semen (donde se mantiene congelado).En cuanto a resultados, la Inseminación Artificial con semen de donante proporciona unas tasas de embarazo por ciclo del 25% y del 80% por paciente con un máximo de 6 ciclos.

  1. Inseminación o depósito del semen en la cavidad uterina.

No es preciso aplicar ningún tipo de anestesia ni resulta dolorosa. La inseminación se suele realizar durante dos días seguidos tras haber inducido la ovulación. Para cada una de ellas habrá que proveer al laboratorio con una muestra seminal. Una vez preparada la muestra, se deposita con una cánula especial dentro del útero. Tras ser depositado el semen, la mujer deberá permanecer unos minutos en reposo (normalmente 20-30 minutos). Luego ya puede reanudar su vida normal.

En cuanto a la tasa de gestación  con inseminación artificial por ciclo está alrededor de un 20%. Es decir, que de cada 100 ciclos de inseminación cerca de 20 resultan en gestación y de cada 100 parejas que completan 4 ciclos, 60 consiguen gestación.

Para conocer los próximos temas de nuestro blogsíguenos en facebook o twitter.

Paula Gadea Antón



Acepto Política de Privacidad