tratamientoOvodonación

¡Infórmate sin compromiso!

¿Qué es la ovodonación?

Es el tratamiento de reproducción asistida que más probabilidad ofrece para conseguir el embarazo. Consiste en realizar una fecundación in vitro (FIV) con la diferencia de que el óvulo que se fertiliza proviene de una ovodonante. La finalidad de este tratamiento es proporcionar un embarazo a mujeres que han perdido la posibilidad de contar con sus propios ovocitos o estos presentan una calidad insuficiente.

Los ovocitos se obtienen de mujeres jóvenes sanas que libre, voluntaria y altruistamente los donan. Cualquier donación en España es anónima: nunca será posible conocer la identidad de la ovodonante, o viceversa. En accuna el proceso de selección de nuestras donantes es muy riguroso; tras haber superado exhaustivos exámenes médicos y psicológicos para asegurar su correcto estado de salud, asignamos la donante que garantice la mayor similitud física e inmunológica con la madre receptora. Al provenir de mujeres jóvenes, se cuenta con un mayor número de óvulos, por lo que consecuentemente se desarrollarán un mayor número de embriones. Nuestras tasas de éxito rozan el 80% por ciclo.

¿En qué consiste el proceso?

La fecundación in vitro con óvulos donados es un tratamiento mucho menos invasivo hormonal y estresantemente para la futura mamá. Antes de empezar, nuestro equipo ginecológico diseñará su tratamiento.

Iniciará con una preparación del endometrio materno para que sea receptivo a la implantación del embrión. Para ello le pautaremos una medicación que deberemos de controlar con una sencilla ecografía a mitad de ciclo para regular la dosis farmacológica. Esta sencilla ecografía nos servirá para estudiar el correcto crecimiento endometrial para la futura llegada del embrión.

Simultáneamente, la ovodonante inicia su ciclo de estimulación ovárica con la finalidad de conseguir un mayor número de ovocitos. Una vez se encuentran el momento óptimo de madurez se extraen para ser fecundados con el semen -de la pareja o con semen de banco-. Tras la fertilización, los biólogos controlan en el laboratorio el desarrollo embrionario los días posteriores. Llegado el momento más adecuado, se transfieren a la madre receptora. El proceso de transferencia no es doloroso ni requiere sedación, es similar a una revisión ginecológica: se realiza por vía vaginal mediante una cánula flexible. El ginecólogo se ayuda de una sonda abdominal ecográfica para localizar el lugar más adecuado para depositar el embrión.

La gestación, parto y lactancia se desarrollan igual que cualquier otro tipo de gestación.

Congelación de embriones

En los tratamientos de ovodonación, al contar con un mayor número de embriones, existe mayor probabilidad de que llegado el momento de su transferencia hayan más embriones de los necesarios para la transferencia. Los embriones restantes son crioconservados mediante vitrificación, una técnica que presenta una alta tasa de supervivencia tras la descongelación (aproximadamente el 95% de los casos).
Estos embriones se custodian para futuros tratamientos -en aquellos casos en los que la primera transferencia no ha dado lugar a embarazo-, o se mantienen para futuros hermanos si es el deseo del paciente.

Consulta sin compromiso