¿Cómo afecta la tiroides a la fertilidad femenina?

La tiroides es una glándula endocrina , que se encuentra situada en la parte inferior del cuello, inmediatamente por delante de la tráquea. Tiene forma de mariposa y esta formada por dos lóbulos ( cada uno al lado de la tráquea ) unidos por el istmo. Su función es la de regular el metabolismo de diferentes órganos. Lo que se logra mediante la producción de dos hormonas : La T3 (Tiroxina) y la T4 (Triyodotironina).

Dentro de las patologías más comunes de la tiroides están el hipotiroidismo, hipertiroidismo y el cáncer pero al ser una glándula reguladora del metabolismo puede alterar la capacidad reproductiva de una mujer. Se dice comunmente que el hipotiroidismo es la enfermedad de los síntomas silenciosos, que afecta entre un uno y un cuatro por ciento a la población general y es hasta diez veces más frecuente entre el sexo femenino, especialmente a partir de los 40 años.

Tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo pueden alterar la producción y metabolismo de las hormonas sexuales femeninas, que intervienen en el crecimiento y maduración del óvulo en el folículo ovárico. Lo que puede afectar de forma considerable la capacidad reproductiva de la mujer. Y es que varios estudios recientes afirman que “la permanencia de esta enfermedad en mujeres que tienen problemas de fertilidad es mayor comparada con las mujeres que poseen las misma edad pero tienen una tiroides normal” (Grassi  y colaboradores, 2001).

Es por esta razón que desde la clínica recomiendan a aquellas mujeres con dificultades para concebir que se realicen las pruebas diagnósticas de tiroides. Porque de confirmarse que se trata de un hipotiroidismo, el tratamiento con tiroxina puede contribuir a que los problemas de fertilidad desaparezcan consiguiendo un embarazo sano.

Otra patología tiroidea importante, es la tiroiditis auto inmune de hashimoto, en la que el sistema inmune reconoce como extrañas las células del tiroides y las destruye, produciendo esta destrucción un hipotiroidismo que, como consecuencia , afectará la capacidad reproductiva de la mujer. En este sentido, es comprensible, por lo tanto, entender que en el estudio de la pareja con problemas reproductivos, es importante que el especialista conozca si hay un normal funcionamiento de la tiroides o no.

Una analítica que incluya TSH , T3 y T4 , siempre debe de incluirse en el arsenal de estudios de la mujer con problemas reproductivos. Igualmente la conformación de un equipo multidisciplinario, que incluya al Endocrino. Teniendo en cuenta todo esto, la afectación de la tiroides es una de las principales patologías que se debe descartar como causa de problemas de reproducción.



Acepto Política de Privacidad