Otras infecciones vaginales menos habituales: vaginosis y trichomonas

Otras infecciones vaginales menos habituales: vaginosis y trichomonas

Las infecciones vaginales son una cuestión con mucha repercusión en la vida de la mujer, siendo una de las causas más frecuentes de demanda de asistencia ginecológica, ya la hemos tratado en el post anterior “Las infecciones vaginales más habituales”. Hoy pretendemos acercaros la información de otras que si bien no son tan habituales, no por ello dejamos de padecer.

Dentro de las causas más frecuentes de infecciones vulvovaginales, encontramos las candidiasis vulvovaginales (hongos), las vaginosis y las trichomonas. Las candidiais vulvivaginales ya las tratamos en profundidad en el otro apartado. A continuación hablaremos de las vaginosis y las trichomonas.

 

VAGINOSIS BACTERIANA

Se trata de una entidad causada por múltiples bacterias que son comensales habituales de la vagina: Gardnerella vaginalis, gérmenes anaerobios Gram negativos, Mobilincus, bacilos Gram positivos como el Atopium vaginae.

En la vaginosis se produce un desequilibrio de la flora habitual debido al aumento de estas especies comensales, principalmente de la Gardnerella vaginalis, pero también del resto.

La vaginosis parece aumentar con la promiscuidad, con la adquisición de un compañero sexual nuevo en el mes previo, al tener o haber tenido otras infecciones virales o bacterianas de transmisión sexual.

Síntomas

El más común es un incremento de la secreción vaginal, más acuosa y maloliente.

Diagnóstico

Se realiza con un estudio detallado enfocado a los síntomas: aumento del flujo, hedor del mismo a “pescado”, sensación de irritación vaginal. La detección de unas células características: “Clue cells” al mirar por microscopio.

Tratamiento

Con antibióticos predominantemente por vía vaginal, pero también oral. Los probióticos, que intentan reconstituir la flora vaginal estándar a partir del aporte de lactobacilos, están cobrando interés en forma de producto liofilizado (cápsulas vaginales o tampones), o en otros sustratos, han demostrado eficacia tanto en la prevención como en el tratamiento.

 

VULVOVAGINITIS POR TRICHOMONAS

Causada por Trichomona vaginalis, un protozoo unicelular parásito de la vagina, que no forma parte de la flora vaginal normal. Es una infección de transmisión sexual que parece estar disminuyendo en los países industrializados, manteniéndose  estable en los países en vías de desarrollo. La infección se asocia a conductas sexuales de riesgo.

Síntomas

Son variables: secreción vaginal más o menos abundante de color amarillo-verdosa, maloliente e irritación vulvar con picor. Pero también puede no presentar síntomas.

Diagnóstico

El diagnóstico de sospecha es clínico y se confirma con el frotis en fresco, mediante observación al microscopio de la secreción vaginal, diluida en una gota de suero, visualizándose el parásito y su movimiento característico. El cultivo vaginal es el diagnóstico más preciso.

Tratamiento

El tratamiento es con antibióticos orales, dado que la vía vaginal, es menos efectiva. Se debe de tratar a la pareja y recomendar abstinencia sexual durante el tratamiento. En embarazadas se puede usar el tratamiento oral también.

Por lo tanto, es importante que acudas a tu médico de cabecera o a tu ginecólogo cuando notes alguno de los síntomas descritos, para que te puedan aconsejar bien sobre el tratamiento a seguir, evitando tomar tratamiento por tu cuenta. Además, la vaginosis y la trichomoniasis principalmente, se pueden considerar enfermedades de transmisión sexual, por  lo que no debes olvidar tener relaciones siempre con preservativo, sobre todo si se tienen relaciones sexuales con una pareja nueva o de manera esporádica con varias parejas sexuales distintas.

¡Cuentas con tu clínica Accuna para pedir cita y solucionar los molestos picores!

Dra. Laura Server.

Para conocer los próximos temas de nuestro blog, síguenos en facebook o twitter



Acepto Política de Privacidad