Accuna ofrece los tratamientos más avanzados de fertilidad y ginecología a los mejores precios

¿Cómo afecta la obesidad a la fertilidad?

Cuando se habla de obesidad, lo más normal es que nos venga a la cabeza la imagen de una persona gorda; la primera valoración que hacemos es estética y si se habla de adelgazar en lo primero que pensamos es en la “operación bikini”.

A parte de la estética, el estar más o menos obeso nos puede acarrear una serie de problemas médicos importantes, como pueden ser cardiopatías, diabetes, hipertensión, apnea del sueño entre otros, pero no se suele comentar que también puede afectar a la fertilidad.

Para definir si una persona tiene un peso adecuado o no, utilizamos el Índice de Masa Corporal (IMC) que relaciona el peso y la altura de una persona, en internet podemos encontrar muchas calculadoras de IMC, nosotros podemos calcularlo si dividimos el peso, en kilos entre el cuadrado de la altura, en metros. IMC = kg / m2. Sólo es útil en adultos tanto hombre como mujer.

Según el resultado tendríamos:

Peso insuficiente < 18.5

Peso normal 18.5 – 24.9

Sobrepeso 25 – 29.9

Obesidad > 30

El sobrepeso y la obesidad tienen a su vez subdivisiones: sobrepeso I y II y la obesidad tipo I, II III (mórbida) y IV (extrema).
Según el estudio DORICA, en España el 50 % de las mujeres comprendidas entre los 25 y 44 años tienen sobrepeso y un 17 % obesidad.
Desde la antigüedad se ha relacionado a la obesidad con la dificultad de gestar, pero ahora sabemos que esta dificultad no es solamente para aquellas mujeres que buscan el embarazo espontáneamente sino también, a aquellas que buscan familia a través de Técnicas de Reproducción Asistida (TRA).

Hay estudios en los que se refleja la disminución de la fertilidad, en cuanto se va aumentando el IMC.

Como causas de esta disminución de la fertilidad podemos señalar que:

Un gran porcentaje de mujeres obesas presentan ciclos menstruales irregulares, muchos de ellos anovuladores (sin tener la ovulación).
Parece ser que hay una peor calidad y maduración ovocitaria que puede conllevar a una peor calidad embrionaria. Se ha descrito que la obesidad se podría acompañar de una tasa de implantación menor y de una mayor proporción de abortos.

La gestación ya conseguida no está exenta de problemas, ya hemos visto el aumento de la tasa de abortos, pero además, pueden aparecer otras complicaciones médicas, algunas de ellas serias, como la diabetes gestacional, la hipertensión arterial y preeclampsia entre otras. El parto puede ser pretérmino , con un bebe inmaduro y el parto se puede complicar aumentando los partos instrumentales y las cesáreas.

Vemos que es importante tener un peso adecuado para la altura de cada uno y la trascendencia que puede tener en la fertilidad, por lo que deberíamos antes de buscar familia, adelgazar si tenemos un IMC elevado, poniéndonos con una dieta hipocalórica y equilibrada y realizar ejercicio físico, o ponernos en manos de un endocrino o nutricionista si hiciera falta.

Con la disminución de peso aparte de encontrarte mejor vas a mejorar tu fertilidad y el desarrollo de la gestación.

Para conocer los próximos temas de nuestro blog, síguenos en facebook o twitter.



Acepto Política de Privacidad