La ecografía morfológica es importante para saber la evolución de la gestación

Semana 20 de embarazo y con ella llega la ecografía morfológica

Cuando sabes que estás embarazada solo una cosa pasa a ser la más importante: saber que el bebé está bien. Cuidas la alimentación, sales a caminar y mides las horas entre patadas y movimientos. Quieres saber que está ahí, que está feliz, sano o sana. Pero en esos nueve meses hay un momento crucial que siempre se recordará y que responde a la pregunta que todo el mundo hace: “¿es niño o niña?”.
Normalmente las mujeres responden que da igual, que lo importante es que venga bien. Y es así. La salud es crucial. Pero dentro de la burbuja de hormonas, de felicidad por un sueño vital que se está cumpliendo, de ilusión compartida con la pareja, la familia y los amigos también hay curiosidad por el sexo del bebé.
Ecografía 20 semanas de embarazo: ¿cuál será el sexo del bebé?
Ese momento llega en la ecografía que se realiza entre la semana 18 y 20 del embarazo. Se denomina ecografía morfológica porque es en la que se puede comprobar si existen malformaciones fetales pues se puede observar detalladamente la anatomía del bebé. Por eso es tan importante.
Todas las mujeres tendrán que acudir a esta cita médica, independientemente de su edad o de si su embarazo es considerado de riesgo o no. La mujer podrá comer previamente (no es necesario acudir en ayunas) y se colocará tendida en la camilla para realizar la prueba. La ecografía morfológica no es dolorosa y no produce ningún daño en el bebé, es totalmente inocua.
Ecografía morfológica en la semana 20 de embarazo: ¿cómo se lleva a cabo?
El personal médico permanece en silencio mientras lleva a cabo la prueba para comprobar todos los parámetros, para saber si todo va bien. Y esa tensión se rompe con la pregunta: “¿Queréis saber el sexo?”. Muchas parejas o madres solteras ya lo habían pensado, otras tendrán que decidirlo en el momento. Y si el bebé está posicionado y se deja ver, se informa del sexo del bebé.
Sí, las lágrimas suelen aparecer en ese instante. Cada vez está más cerca el momento de tenerlo entre los brazos, de mirarle a los ojos, de tocar sus dedos tan pequeños. Y saber si es niño o niña aproxima ese día.
Ecografía morfológica: ¿qué datos se evalúan?
La tranquilidad será mayor si la ecografía morfológica indica que todo evoluciona correctamente. Además de las malformaciones, se evalúa el estado de la placenta y del líquido amniótico, así como el corazón y más órganos internos. Los parámetros habituales son los que indican si el bebé muestra algo destacable como malformaciones mayores del sistema nervioso, espina bífida o hidrocefalía.
El estudio europeo ‘Eurofetus study’ ha demostrado que el 88,3 % de las malformaciones mayores del sistema nervioso se reconocen en esta ecografía morfológica. Por lo que se puede confiar en su fiabilidad para descubrir cualquier anomalía y la madre puede sentirse más tranquila tras la evaluación médica.
Por todos estos motivos, en Accuna sabemos que las futuras mamás y sus parejas acuden a esta prueba con cierto nerviosismo. Es clave que el equipo médico entienda la importancia de ese momento, tanto respecto a cuestiones médicas como sentimentales. La comprensión, tranquilidad y amabilidad son parte de nuestra profesionalidad.
Si estás embarazada o quieres ser mamá, consúltanos cualquier duda. Recuerda que si contratas tu tratamiento de reproducción asistida antes del 30 de junio te obsequiamos con el seguimiento del embarazo gratuito.
Llámanos al 96 512 66 90 o rellena el formulario para pedir tu cita.
Para conocer los próximos temas de nuestro blogsíguenos en facebook o twitter.



Acepto Política de Privacidad