embarazo-de-riesgo

Embarazo de riesgo: tipos y consejos para evitarlo

Si estás embarazada y eres menor de 18 años o mayor de 39-40 años de edad, seguramente te interese saber que debes tener especial cuidado, ya que puedes estar expuesta a varios factores de riesgo. Con ello, no quiere decir que vaya a pasar nada malo, pero debes de seguir unas pautas especiales y estar un poco más vigilados por el equipo médico, tanto tú como el futuro bebe. En este sentido, según los síntomas podemos hacer una clasificación de 3 niveles de riesgo:

-Bajo riesgo

Aunque la ausencia total de riesgo no existe porque influyen factores imprevisibles, que pueden complicar un embarazo que al principio era normal, se podría decir que este es el rango de menor riesgo. Pero alrededor del 25% de las complicaciones que surgen en un embarazo son probablemente de este tipo, porque al principio no entrañaba ningún peligro pero más avanzada la gestación se ha detectado alguna dificultad.

-Alto riesgo

Las embarazadas que presentan alguno de los factores de riesgo alto tienen una mayor probabilidad de sufrir complicaicones en el periodo de gestación o que durante el parto aparezcan problemas, en relación a la morbilidad y la mortalidad perinatal. Dificultades que requieren recursos sanitarios que no están normalmente disponibles en la atención primaria y que se derivan a un nivel asistencial hospitalario en la mayoría de casos.

-Muy alto riesgo

Es importante saber que en cualquier embarazo puede aparecer algún factor que dé lugar a algún tipo de complicación propia, no obstante no has de preocuparte, porque tu ginecólogo lo detectará mediante los controles pertinentes, si se presentan, y sabrá solucionarlos de la mejor manera.

Pero al margen de los típicos problemas que pueden surgir, existen otros como por ejemplo la edad (ya mencionada), si eres fumadora, si padeces anémia, si  tienes un embarazo gemelar, si sufres diabetes gestacional o padeces algún tipo de enfermedad como hepatitis B, hepatitis C, toxoplasmosis , rubeola, VIH, e incluso alteraciones en tu peso, por encima o por debajo de los valores considerados como normales. Vigilar tu peso es más que recomendable ya que un aumento excesivo podría tener complicaciones, tales como la diabetes gestacional, hipertensión y preeclapsia. Además de facilitar la aparición de varices y dolor de espalda y piernas.

Consejos para evitar un embarazo de riesgo

Lo ideal si estás pensando en ser madre es una visita preconcepcional  con exámenes médicos para asegurar tu buena salud y de esta forma poder prevenir futuras complicaciones. Sería conveniente la toma de vitaminas prenatales, dejar malos hábitos como el tabaco, alcohol  y alcanzar un peso óptimo antes de quedarte embarazada.

Cabe destacar también la importancia de llevar una dieta saludable rica en ácido fólico, hierro y calcio entre otros. Además de disminuir situaciones de estrés y llevar una vida algo más tranquila. Siguiendo estas pautas, los embarazos de riesgo suelen resolverse de manera satisfactoria.



Acepto Política de Privacidad