¿Qué es un espermiograma?

El deseo de ampliar la familia con hijos es muy común entre un altísimo porcentaje de la sociedad española. Sin embargo, no son pocas las parejas que se percatan de que este objetivo les resulta complicado pasado un tiempo intentándolo y no consiguiendo el embarazo, momento en el que cabe cuestionarse qué problema es el que lo impide, y en el que se pueden realizar pruebas como el espermiograma para determinarlo.
Y es que la prolongación de la edad en la que hombres y mujeres deciden convertirse en padres se ha prolongado considerablemente, provocando ciertos problemas a la hora de conseguir ese embarazo deseado.
En estas circunstancias, por lo tanto, vale la pena preguntarse por la existencia de problemas de fertilidad, los cuales pueden darse tanto en la mujer como en el hombre, independiente y conjuntamente. Por lo que respecta a los problemas de fertilidad de los varones, una de las pruebas por las que podemos optar es la realización de un espermiograma.
¿Por qué realizarse un espermiograma?
El motivo por el que se debe realizar esta prueba de modo obligatorio durante la primera visita de la pareja a una clínica de reproducción es para valorar el número y la movilidad de los espermatozoides. Forma parte del reconocido chequeo de fertilidad al que se debe someter una pareja para conocer si el problema para concebir el embarazo se encuentra en alguno de ellos, y es siempre un paso inicial determinante y necesario.
Es decir, un doctor debe, en primer lugar, determinar cuál es la causa por la que no se puede conseguir el embarazo. El espermiograma es una de las pruebas más útiles a la hora de descartar o confirmar causas y posibles soluciones.
La prolongación de la edad a la que los varones intentan convertirse en padres es también determinante en la calidad del semen, aunque no es la única. Un 40% de los problemas de infertilidad son masculinos, mismo porcentaje que el femenino, con un 20% restante de otro origen. Las causas por las que la calidad del semen disminuye son múltiples, y no sólo la edad hace que la calidad y cantidad de espermatozoides sea inferior, sino que otros factores como el estrés o los hábitos del hombre, pueden influir.
El espermiograma sirve, básicamente, para detectar una posible esterilidad del varón. Es una prueba sencilla en la que se realiza un análisis de la calidad del semen, para la que el hombre deberá haberse preparado previamente manteniendo abstinencia durante unos días previos.
A grandes rasgos, se observarán indicadores del semen que implicarán la capacidad reproductiva, tales como el número de espermatozoides y su porcentaje de supervivencia, su movilidad, su concentración y su forma, la densidad del semen, su pH, su color y su volumen.
En definitiva, el estudio de este líquido permitirá certificar su calidad o la falta de ella, lo que será clave para emitir un diagnóstico autorizado acerca de la fertilidad o infertilidad del paciente, y saber si es el hombre el que tiene el problema para concebir. Esto permitirá a la pareja, por tanto, poder saber qué tipo de tratamiento de fertilidad pueden llevar a cabo para conseguir ese embarazo tan deseado.
Además, esta no es la única finalidad de esta prueba, ya que también resulta muy práctica a la hora de comprobar si determinadas operaciones propias de los hombres han dado sus frutos. Una de ellas es el varicocele y, en relación con este, el análisis del semen nos permitirá conocer si se ha incrementado el flujo de riego sanguíneo hacia los testículos.
Por otra parte, el espermiograma también se ha revelado como útil cuando de comprobar si una vasectomía ha sido efectiva se trata. En este sentido, el estudio del semen es fundamental para constatar si los espermatozoides siguen llegando a este líquido.
Por último, tenemos que comentar que, en el caso de que el seminograma confirme la hipótesis de infertilidad masculina, no significa que se acaben las opciones de que una pareja no pueda tener hijos, sino que tal y como señalábamos antes, simplemente será un dato revelador para conocer qué tipo de tratamiento de fertilidad necesita una pareja para poder conseguir ese sueño: el de tener un bebé.
¿Dónde realizar un espermiograma en Alicante?
Contar con profesionales del sector de la fertilidad a la hora de determinar si algún miembro de una pareja tiene un problema para concebir es fundamental para conseguir el embarazo. Por ello, se debe confiar en una clínica de confianza, donde cuenten con médicos con una larga experiencia centrada en este sector, puesta a disposición de la pareja.
Por ello, en la Clínica Accuna contamos con diversos métodos que posibilitan que nuestros pacientes logren ese embarazo que están buscando. Comenzando por un chequeo de la fertilidad, entre ellos un espermiograma en Alicante, hasta los tratamientos previos para conseguir el embarazo: tratamientos de fertilidad como la inseminación artificial (también con semen de donante), la fecundación in vitro, la ovodonación y la adopción de embriones.
Si soñáis con ampliar vuestra familia con un bebé pero no lo conseguís, no lo penséis más, en Accuna somos especialistas en el sector de fertilidad. Además, el precio de los tratamientos ya no será un problema: infórmate de nuestra financiación a cómodos plazos para conseguir uno de los sueños más dulces de vuestra vida: ser papás. Pincha en este enlace e inscríbete para recibir más información. ¡Te esperamos en Accuna!



Acepto Política de Privacidad