Ser madre: familia monoparental

Cada vez más, nuestra sociedad presenta modelos diferentes de familia. El clásico mamá, papá e hijos convencional, ahora convive con otros núcleos familiares cada vez más comunes. Es el caso de la familia monoparental, formada por una mamá y un hijo (o un papá y un hijo), que es cada vez más frecuente en nuestra sociedad.
Son muchas las mujeres que deciden dar el paso a cumplir su deseo de ser madre, compartiendo su vida con un hijo o hija. Y es que ser soltera no significa renunciar a cumplir el sueño de la maternidad.
Ser madre: un sueño hecho realidad
La maternidad puede ser una experiencia maravillosa. Es un deseo que suele aparecer en algún momento determinado en la vida. Muchas mamás refieren haber notado esa “señal” al querer desarrollarse a sí mismas, dejando un legado genético en este planeta. Es querer alimentar, cuidar, enseñar, disciplinar y un sinfín de experiencias que muchas desean vivir.
Y pese a que la edad en ocasiones ha sido un problema para mujeres solteras que querían formar su propia familia, hasta cierto punto ya no es un factor que pueda restringir esta realidad. De hecho, actualmente es común que se prolongue el momento en el que llevar a cabo la maternidad, debido a nuestro ritmo de vida actual, nuestros objetivos profesionales y otros aspectos, que también son preferencias.
El paso para formar tu propia familia, creando un núcleo familiar monoparental, es cada vez más común. Mujeres que carecen de pareja, por decisión propia o porque quizás no han encontrado a la persona ideal con la que formar una familia, dan este valiente paso para crear su propia estructura familiar. Recurrir a tratamientos médicos para poder quedarse embarazada es un hecho que cada vez se da con más frecuencia, tanto por mujeres que presentan algún problema para concebir el embarazo o, en este caso, de mujeres que desean ser madres por su cuenta.
Tratamientos de fertilidad
Hay una gran variedad de recursos para poder tener un bebé. Por ejemplo, el semen de donante y la reproducción asistida permiten que muchas mujeres solteras puedan cumplir su sueño de tener un bebé, siempre contando con un equipo de expertos que pueda servir de guía y apoyar a la futura madre durante todo el proceso.
Si nos sentimos preparadas para comenzar una familia, algunas opciones de tratamiento de fertilidad son las siguientes:
La inseminación artificial es uno de los procedimientos más conocidos. Se utiliza el semen de un donante, siempre anónimo, y que se asemeje al fenotipo de la madre (rasgos genéticos visibles en su imagen). Se procederá a estimular los ovarios de la mujer para poder conseguir la ovulación. Mientras tanto, el semen del donante se tratará con diversas técnicas para obtener una muestra de gran calidad. Posteriormente se introduce con una cánula a través del cuello uterino. Este es un procedimiento indoloro y dura muy poco tiempo.
Suele ser el proceso inicial más común, dado que es más sencillo.
Si no resultase el tratamiento anterior, o se desease una alternativa por distintas condiciones, la fecundación in vitro es un tratamiento alternativo, y uno de los más reconocidos en el sector de la fertilidad.
En este tratamiento se fecunda al embrión inicialmente fuera del vientre materno. Es decir, primero, se estimula la fertilidad de la mamá, consiguiéndose un número de óvulos determinado. Una vez desarrollados, estos son retirados de los ovarios y combinados con espermatozoides que hayan sido donados, siempre desde un laboratorio, mediante una inyección intracitoplasmática de espermatozoides. Así, un espermatozoide se inyecta directamente en el óvulo. Al final, el embrión se desarrolla en el laboratorio en dos a cinco días, antes de ser colocado de nuevo en el interior de la mujer.
Con cualquiera de estos dos tratamientos se puede conseguir el tan deseado embarazo de esta futura madre, resultando mucho más fácil de lo que se imagina desde fuera.
Una de las partes más difíciles para decidirse a ser madre puede ser la sensación de presión o de responsabilidad. Sin embargo, una vez tomada la decisión de ser madre, suele ser de las sensaciones más reconfortantes de la vida.
Si es tu caso, y quieres formar tu propia familia, lo mejor es contactar con profesionales que puedan asesorarte sobre el proceso, explicándote cada paso a seguir y ayudándote a conseguir ese sueño. En la clínica Accuna contamos con profesional con una larguísima experiencia en el sector de la fertilidad, que te ayudarán en cada paso del proceso.
¡No lo pienses más! Tú también puedes formar tu propia familia monoparental gracias a la clínica Accuna. Pide información en este enlace, nos pondremos en contacto contigo. ¡Empieza a sentirte mamá!



Acepto Política de Privacidad