¿Cómo prevenir la aparición de la espina bífida durante el embarazo?

La espina bífida es una malformación del tubo neuronal que se produce durante la gestación. El tubo neuronal es un canal estrecho que se cierra entre la tercera y cuarta semana de embarazo para formar el cerebro y la médula espinal.

La espina bífida se puede prevenir antes del embarazo.

Se sabe que existe la influencia de diferentes factores de riego como es la exposición a Rayos X, al plomo, insecticidas y a ciertas sustancias químicas que debemos evitar durante el primer trimestre de embarazo. Existen también factores genéticos, nutricionales y ambientales.

La principal causa prevenible es el déficit de folatos en la madre durante la preconcepción y en los tres primeros meses de gestación. Podrían evitarse si tanto las madres como los padres tomaran 0,4 miligramos de ácido fólico antes del embarazo, lo ideal es empezar entre el tercer y el sexto mes anteriores a la gestación. La madre deberá tomarlo durante el primer trimestre de gestación, que es cuando se forma el  tubo neural.

A todas las embarazadas se les hace una prueba llamada triple screening, para saber si el feto tiene riesgos de sufrir malformaciones en el tubo neural y otras malformaciones genéticas.

Si el resultado da un nivel alto, se considera que hay riesgo y se recomienda hacer una ecografía de alta resolución y una amniocentesis para poder diagnosticar la enfermedad.

Resumiendo, cuando queramos o nos ilusione la idea de ser madre, sería conveniente visitar a nuestro ginecólogo e iniciar la pauta diaria de ácido fólico, asegurarnos que hemos sido responsables por nuestra parte, con la idea de darle  lo mejor a nuestro bebé.

Estíbaliz Quevedo

Supervisora de Accuna



Acepto Política de Privacidad