La transferencia embrionaria

La transferencia embrionaria

¿En qué consiste la transferencia embrionaria?

La transferencia es el último paso en un proceso de reproducción asistida: ya sea tras una Fecundación in vitro, una ovodonación, o una adopción de embriones.

Es un procedimiento sencillo pero fundamental para que el tratamiento culmine en embarazo. Un momento muy delicado en el que los embriones fecundados son introducidos en el útero materno a través del canal cervical.

Los embriones pueden proceder de un ciclo fresco (coincidiendo tras la estimulación y recogida ovocitaria) o de un proceso de congelación y descongelación embrionaria. En ambos casos se desarrolla de manera similar.

¿Cuáles son los pasos de la transferencia?

  • El primer paso es acudir puntual a la cita, para que el proceso de laboratorio sea lo más eficiente posible. Te recomendamos que acudas con ropa que te resulte confortable para después vestirte cómodamente.
  • Es recomendable no utilizar perfumes o desodorantes para favorecer que el entorno sea lo más natural para el embrión.
  • En accuna la transferencia la hacemos en nuestra sala quirúrgica para que se lleve acabo en un entorno aséptico y protegido.
  • El ginecólogo introduce el espéculo en vagina para visualizar el cuello del útero y el orificio cervical.
  • Limpiará la vagina con una gasa empapada en suero templado, para retirar los restos de progesterona y moco cervical que pudiera dificultar el proceso.
  • La transferencia se realiza eco-guiada, para ello le pedimos a la paciente que acuda con la vejiga llena. Con la ayuda de la ecografía abdominal se valora la posición del útero y el estado del endometrio.
  • El embriólogo en el laboratorio controla el estado del embrión o los embriones que se vayan a transferir y los introduce en la cánula de transferencia.
  • El/la ginecólogo/a introducirá la cánula de transferencia por el orificio cervical hasta llegar al endometrio donde depositará los embriones. Cuidadosamente retirará el catéter y lo entregará al embriólogo.
  • Por último, bajo el microscopio el biólogo se cerciorá de que el embrión no se ha quedado adherido a las paredes de la cánula. Esta circunstancia estadísticamente no es habitual pero siempre se revisa.

Preguntas más frecuentes sobre la transferencia

¿Me dolerá?

Es una técnica indolora, similar a una revisión ginecológica. En algunas pacientes puede resultar ligeramente molesta por el paso de la cánula.

¿Por qué tengo que tener la vejiga llena?

El motivo de que la paciente deba tener sensación de necesidad de orinar es para la mejor visualización del endometrio, el lugar donde se depositará el embrión. Además la vejiga cuando se encuentra llena desplaza el útero, alineándolo mejor con el cuello, siendo así más fácil el paso de la cánula de transferencia que contiene al embrión.

¿Dónde se realiza la transferencia?

En una zona aséptica, no tiene que ser un quirófano. En una sala próxima al laboratorio de embriología, para que el tiempo que transcurre entre que se cargan los embriones hasta el momento de la transferencia sea el mínimo posible. Es necesario que se realice bajo unas condiciones ambientales de luz y temperatura adecuadas.

¿Se debe guardar reposo tras la transferencia?

Una vez realizada, te llevaremos a tu habitación para que guardes reposo los minutos posteriores. Una vez transcurridos, se recomienda no hacer esfuerzos importantes, como gimnasia intensa, pero puedes seguir tu ritmo de vida con total normalidad.

Estíbaliz Quevedo, supervisora en Clínica Accuna.