Compensación por donar óvulos

Lo que dice la ley sobre donar óvulos

Real Decreto-Ley 9/2014, de 4 de julio, por el que se establecen las normas de calidad y seguridad para la donación, la obtención, la evaluación, el procesamiento, la preservación, el almacenamiento y la distribución de células y tejidos humanos y se aprueban las normas de coordinación y funcionamiento para su uso en humanos.

Capítulo 1

Artículo 3 Gratuidad y carácter no lucrativo

  1. La donación de células y tejidos será, en todo caso, voluntaria y altruista, no pudiéndose percibir contraprestación económica o remuneración alguna ni por el donante ni por cualquier otra persona física ni jurídica
  2. (…)
  3. Los donantes vivos de células o tejidos podrán recibir una compensación de la institución responsable de la extracción, limitada, estrictamente, a cubrir los gastos e inconvenientes derivados de su obtención en concepto de dietas, restitución de ingresos económicos perdidos o similares.


Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida.

Artículo 5 Donantes y contratos de donación

  1. La donación de gametos y preembriones para las finalidades autorizadas por esta Ley es un contrato gratuito, formal y confidencial concertado entre el donante y el centro autorizado.
  2. (…)   
  3. La donación nunca tendrá carácter lucrativo o comercial. La compensación económica resarcitoria que se pueda fijar sólo podrá compensar estrictamente las molestias físicas y los gastos de desplazamiento y laborales que se puedan derivar de la donación y no podrá suponer incentivo económico para ésta.


La donación de óvulos es un gesto generoso que permite tener hijos a mujeres y parejas que no pueden de forma natural, motivo por el que muchas donantes toman la decisión de realizar el proceso, ya que han vivido de cerca algún caso de esterilidad. Un acto solidario, voluntario y altruista que conlleva ciertas molestias, tales como las físicas que se puedan derivar de la estimulación ovárica y la punción folicular, los gastos de desplazamiento para las correspondientes analíticas y ecografías, el tiempo invertido en el proceso, la falta de asistencia a clase o al trabajo por las citas, o incluso el tener que dejar de hacer actividades personales o variar la rutina, y es por ello que se compensa económicamente una vez finalizado el proceso.

En ningún caso esta compensación deberá ser tal que se convierta en el único motivo para donar, por lo que en la Ley 14/2006 se estipula que las donantes no pueden recibir cantidades elevadas de dinero, siendo el principal objetivo evitar que la donación de óvulos se realice con un fin económico y lucrativo.

Nuria Santacruz, atención al paciente de Accuna.



Acepto Política de Privacidad