citología mostrando cáncer de cervix

El cáncer de cervix y su prevención. La importancia de una revisión ginecológica

Recientemente se ha publicado el informe de indicadores de salud de la OCDE Health at a glance 2015, en el que se recogen, explican y comparan toda una serie de indicadores relativos a la salud, en un amplío significado, por países.

De la gran cantidad de datos que se contienen en el documento, nos centraremos en los que bajo el apartado “calidad de los cuidados”, se refiere al “Screening, supervivencia y mortalidad en cáncer de cuello de útero”. Tal y como se indica en el documento (página 150), el cáncer de cérvix o cervical se puede prevenir de manera muy efectiva si los cambios precancerosos se detectan y tratan antes de su proliferación. La causa más importante de cáncer cervical, con el 95% de los casos, es la exposición al virus del papiloma humano (VPH) (IARC, 2005).

Los países de la OCDE siguen diferentes políticas de prevención y tratamiento precoz del cáncer cervical, aproximadamente la mitad de los países de la OCDE cuentan con programas de “screening” implantados en base a grupos de edad.

La Organización Mundial de la Salud, recomienda la vacuna del VPH como vacuna obligatoria dentro de los calendarios de vacunación. Inicialmente, en niñas de entre 9 y 13 años, en países en los que la prevención del cáncer cervical es una prioridad de la sanidad pública.

Para medir la eficacia en la lucha contra este tipo de cáncer se toma como indicador clave el índice de supervivencia, que considera tanto la detección temprana como la eficacia del tratamiento.

La importancia de la revisión ginecológica. Pruebas para la prevención del cáncer de cervix.

Conscientes de la importancia del factor preventivo, en Clínica Accuna ponemos a disposición de nuestras pacientes la posibilidad de realizarse un chequeo ginecológico completo.

Este chequeo incluye una exploración ecográfica y la realización de una citología, la prueba adecuada para la detección precoz del cáncer cervical, así como de otro tipo de alteraciones, tratándose de una prueba sencilla y rápida que ofrece un diagnóstico muy fiable y útil. Toda la prueba de desarrolla en una visita de entre 20 y 30 minutos, y tras la toma de muestras, estas se envían al laboratorio que emite el informe que se comunica a la paciente entre 7 y 10 días desde la visita.

Las recomendaciones genéricas para la realización de la citología son realizarse una al menos cada tres años en mujeres mayores de 21 años o desde que el comienzo de las relaciones sexuales, aunque dependiendo de otros factores propios de cada mujer. No obstante, según criterio médico, factores de riesgo o resultados previos, la periodicidad de realización de una citología puede variar a la baja y recomendándose cada 2 años, o incluso cada año además de poder incluir la idoneidad de pruebas complementarias, para una mayor seguridad.

¿Tienes alguna duda y te gustaría que la resolviéramos? Entra en el apartado de contacto de nuestra web, donde puedes enviarnos tu consulta y, si lo deseas, solicitar cita previa.

Para conocer los próximos temas de nuestro blog, síganos en facebook o twitter



Acepto Política de Privacidad