sindrome-couvade-al-padre

Cómo afecta el síndrome Couvade al padre

El síndrome de Couvade suele afectar a algunos padres primerizos durante el periodo del embarazo. Estos experimentan los síntomas propios de la gestación, de forma inconsciente. Pero desde hace unos años se ha podido constatar que no se trata de un embarazo psicológico porque al contrario de lo que se creía, es un efecto real que produce sensaciones de verdad. Por tanto, este síndrome no es sólo un proceso psicológico porque puede provocar grandes cambios hormonales en el hombre, afectando a sus niveles de testosterona, disminuyéndola, así como producir altos niveles de prolactina (hormona encargada de la lactancia) y cortisol (hormona relacionada con el estrés).

Un síndrome que, según reflejan numerosos estudios, entre el 10 y el 65 % de los hombres que van a tener un hijo lo sufre. Por lo que se ha podido comprobar estos síntomas afectan de forma más rotunda a las parejas más cariñosas, donde en la mayoría de casos los hombres que lo experimentan posteriormete se implican más en el cuidado de los hijos y son buenos padres. Los efectos se suelen manifestar en el primer trimestre de embarazo, después cesan de manera temporal durante el segundo trimestre, y reaparecen de nuevo en el tercer trimestre. Finalmente desaparecen tras el parto.

Síntomas y posibles causas

Algunos de los síntomas más frecuentes son los propios del embarazo, como las náuseas, los vómitos, las alteraciones de humor, la aparición de antojos, la repulsión a determinados olores y comidas, el cansancio, el estreñimiento, los problemas intestinales, los malestares estomacales, las flatulencias, la tensión baja, calambres en las piernas e incluso dolores abdominales, similares a las contracciones de la embarazada.

Aunque no se sabe con certeza qué causa lo origina, los expertos barajan varias opciones, como los cambios hormonales en el cuerpo de la mujer, que podrían causar una reacción -también hormonal- en la pareja. Sus niveles de testosterona podrían descender y pueden aumentar sus niveles de prolactina; ansiedad, por su nuevo rol como padre: desde el aspecto financiero hasta la responsabilidad que conlleva la paternidad, en especial si se trata del primer embarazo; el deseo de estar más involucrado en el nacimiento del beb o la más común, una relación muy cercana y afectiva con la pareja, que puede llevar al hombre a manifestar empatía hacia su mujer. Otro efecto secundario es el estrés y todos los cambios en su dieta y estilo de vida: esta causa en realidad explicaría cualquiera de las posibles manifestaciones del síndrome de Couvade, de ahí que no se sepa cuál es la causa determinante.



Acepto Política de Privacidad