Testimonio de fertilidad sobre vitrificación de óvulos

Vitrificación de óvulos, conoce el caso de Sandra

Sandra tiene 27 años, ha estudiado Magisterio y está opositando para conseguir una plaza como funcionaria. Por el momento va supliendo bajas que le van surgiendo de colegios, mientras consigue los puntos tan válidos y necesarios para las oposiciones con el fin de lograr una plaza pública propia.

Ella sabe que quiere ser mamá pero necesita evolucionar profesionalmente y tener una seguridad laboral para poder llevar a cabo su embarazo con total felicidad y sin preocupaciones.

Teniendo claro que quiere ser mamá en un futuro, acude a su ginecólogo para informarse y desde la clínica ginecológica se le aconseja que se someta a un chequeo de fertilidad y se procede a realizar la punción de ovocitos para vitrificarlos, para que en el momento deseado no haya una baja reserva de óvulos y, por lo tanto, no tenga problemas para cumplir su sueño de ser madre. Este es su testimonio:

¿Por qué estás retrasando el momento de ser mamá?

Estoy retrasando el momento de ser mamá por la poca estabilidad laboral que tengo actualmente, ya que estoy trabajando de cole en cole y preparando unas oposiciones. Además, para poder llevar el embarazo de la mejor forma y disfrutarlo necesito llevar una vida más tranquila y tener una seguridad laboral para que al bebé no le falte de nada.

¿Cuáles han sido las razones para realizar el chequeo de fertilidad y vitrificación de óvulos?

He decidido llevar este tratamiento a cabo para saber si dentro de unos años, cuando esté preparada para ser mamá, no me encuentre con ningún problema. Además de estar aconsejado por mi ginecólogo, que me indicó que la esterilidad va aumentando con la edad de forma progresiva.

Con el chequeo de fertilidad me aseguro que no tengo ningún problema y si lo tuviese le podría dar solución con mayor antelación. Y con la punción de los ovocitos me aseguro de que tendré una buena reserva de los mismos y que serán de buena calidad, ya que la vitrificación la mantiene.

¿En qué consiste el tratamiento y cómo te has sentido con él?

El chequeo de fertilidad consiste en crear un historial médico completo de la mujer o de la pareja que incluye, entre otras cosas, los antecedentes familiares que pueda haber así como los personales.

Se valora la historia menstrual, contraceptiva y de fertilidad de la pareja. También los hábitos sexuales, tóxicos o de exposición a factores ambientales. Se realiza un historial detallado de esterilidad, con la valoración de las pruebas diagnósticas y los tratamientos previos, si los ha habido.

En mi caso y al ser mujer, se me realizó una ecografía transvaginal, que valoraba si existía alguna alteración en el útero, las trompas y los ovarios, además de permitir realizar una correcta valoración de la reserva ovárica que tengo. Los doctores me indicaron que si la realizamos entre el tercer y el quinto día de regla, mediante el recuento de folículos antrales, menos de seis folículos indican una baja reserva ovárica.

Además se me realizó una valoración hormonal, mediante hormonas basales del 3º al 5º día de regla: FSH y estradiol. Esto podrá indicar el estado de mi reserva ovárica. La valoración de la hormona antimülleriana mide también la reserva ovárica y se puede realizar en cualquier fase del ciclo. Es útil para medir tanto la baja como la alta respuesta del ovario, a la hora de ajustar dosis de medicación en la estimulación ovárica.

¿Preservación de óvulos, preservación de la fertilidad?

Para el tratamiento de la preservación de óvulos llevé a cabo un tratamiento hormonal que me garantizaba el aumento de las cantidad de óvulos, de esta forma en el momento de la extracción habían más óvulos. Después de la extracción de los mismos se procedió a comprobar la calidad y después a su vitrificación para alargar su vida.

De esta forma, podré decidir el momento oportuno para ser mamá con total tranquilidad.

En conclusión, decidí realizarme este tratamiento porque en internet no existía suficiente información y lo consulté con mi ginecólogo, de este modo en el futuro podré evitar la pregunta: “¿Y por qué no me ha dicho nadie esto?”.

Con cualquier consulta no dudes en contactar con el equipo médico de Accuna, estaremos encantados de poder ayudarte como en el caso de Sandra, ¿nos vemos y hablamos?

Para conocer los próximos temas de nuestro blogsíguenos en facebook o twitter.



Acepto Política de Privacidad