Vitrificación de óvulos en Alicante

Está comprobado que toda mujer tiene predefinido un número de óvulos desde su nacimiento de forma genética. Cuando la mujer alcanza la edad de 35 años, únicamente le quedan un 10% de esa cantidad predeterminada, por eso, una buena solución para poder retrasar la edad de embarazo es la vitrificación de óvulos en alicante.
Esta técnica, cada vez más reclamada entre mujeres que rozan los 30 años y no quieren renunciar a la maternidad en un momento más lejando, se ha convertido en un garante para conseguir ese embarazo deseado en el momento que la futura madre esté predispuesta, sin las presiones que conlleva la edad, la situación personal, etc.
Vitrificación de óvulos
A la disminución natural del número de óvulos a medida que la edad avanza, hay que añadir la disminución de la calidad, lo que se traduce en que la posibilidad de embarazo disminuye y aumenta el riesgo real de aborto y problemas en los niños que llegan a término.
En datos estadísticos, a partir de los 30 años, la fertilidad de la mujer baja por debajo del 20%, con 35 años, esa probabilidad llega al 15%, y con 40 años ya está por debajo del 8%.
Con estos datos tan claros, el hecho de plantearse una vitrificación de óvulos en alicante antes de que los óvulos pierdan la fertilidad es una posibilidad real y una buena alternativa. La vitrificación permite congelar en un laboratorio los óvulos, donde mantendrán la calidad y las características de la edad que tienen al ser congelados.
Es un proceso controlado por profesionales del sector de la fertilidad, por lo que la mujer que se somete a la vitrificación de óvulos no corre ningún riesgo, ni le supondrá una traba en su día a día.
El proceso
La vitrificación de los ovocitos es realizada por biólogos y ginecólogos expertos en la reproducción, lo que les convierte en especialistas en todos los procesos necesarios para su congelación y posterior utilización.
Lo habitual es que en las primeras consultas se explique claramente en qué consistirá el proceso y se realizarán análisis para comprobar el estado real de la fertilidad de los óvulos, realizando las pruebas pertinentes para ello. Es muy importante que conozcas en cada momento cómo se va a proceder, por lo que el equipo médico que te atienda deberá hacerte sentir cómoda y atendida.
Posteriormente, se comenzará con el tratamiento que está formado de tres pasos. Primero se procede a estimular los ovarios, una vez realizado, se extraen y, por último, la vitrificación.
La estimulación ovárica tiene una duración breve. Se realiza a través de la estimulación de los ovarios con inyecciones subcutáneas que la misma persona se puede administrar en casa, sin producirse prácticamente ninguna molestia.
La extracción de los óvulos se realiza bajo sedación, para evitar molestias a la mujer. Es un procedimiento rápido que, una vez finalizado, deberá mantener reposo absoluto: primero en la consulta para asegurarse de que todo ha ido correctamente y, posteriormente, en casa.
La propia vitrificación consiste en el tratamiento de los óvulos con sustancias crioprotectoras y son sumergidos en nitrógeno líquido, que se encuentra a -196 ºC. Con esta congelación inmediata se consigue mantener todas las propiedades que tengan en ese momento.
Cuando todo el proceso haya finalizado, esos óvulos podrán ser utilizados. Se procederá a descongelarlos y a realizar su fecundación para conseguir los embriones, embriones que posteriormente serán transferidos al útero para proceder a su gestación. Es decir, cuando decidas que es el momento de ser mamá, podrás recurrir a ellos y olvidarte de la preocupación de la edad, de la calidad de tus óvulos en ese momento o de otros procesos para conseguir tu maternidad.
Actualmente, la tasa de supervivencia de los ovocitos en el momento de la descongelación es superior al 90%. La transferencia de los embriones ya fecundados se puede realizar durante un ciclo natural, sin la necesidad de realizar una nueva fase de estimulación. Esto significa que la vitrificación se convierte en un proceso muy interesante para mujeres que deseen ser madres más adelante, ya que no es un proceso complicado.
Datos de interés
La vitrificación de óvulos en alicante se puede realizar durante todo el tiempo que se desee, no existe un tiempo máximo de congelación y sus características se mantendrán intactas.
El proceso se puede realizar a cualquier edad, si bien es cierto, los mejores resultados se están obteniendo con ovarios de mujeres con edades inferiores a los 30 años. La única recomendación es que no se congelen después de los 40 años, ya que la calidad no es la adecuada para garantizar el éxito de la vitrificación de óvulos en alicante.
Y para vitrificar tus óvulos en Alicante, no dudes en recurrir a los profesionales del sector de la fertilidad Accuna. Te asesoraremos sobre todo el tratamiento y contarás con los mejores profesionales de este sector. Cumple tu sueño de ser madre, cuando tú quieras. ¡Conoce Accuna!



Acepto Política de Privacidad