Efectos del alcohol y el tabaco durante el embarazo

“Por un cigarro no pasa nada” o “una copita no hace daño”. Algunas mujeres embarazadas piensan que este tipo de acciones no implica ninguna consecuencia negativa para el feto, pero nada más lejos. Los efectos sobre el bebé pueden ser muy perjudiciales, aunque el consumo sea de forma esporádica durante los nueve meses.

Como ya es sabido, el hábito del tabaquismo es dañino para la salud. Está comprobada su relación directa con el cáncer pulmonar o bucal. En cuanto al alcohol, aunque su ingesta sea moderada, puede ser igualmente perjudicial para la salud, afectando a diversos órganos, en especial el hígado.

En este sentido, el doctor Ricardo Delgado, especialista en Obstetricia y Ginecología de la Clínica Accuna señala que el consumo de estas dos sustancias “tiene una gran importancia en la mujer embarazada”. Por ello, indica que el personal de la salud, sobre todo, el especialista en Obstetricia, “debe concienciar a la mujer, incluida la etapa preconcepcional, de la necesidad de no fumar ni ingerir alcohol durante el embarazo”.

El consumo de alcohol y tabaco pueden producir afectaciones fetales severas, tales como bajo peso fetal para la edad gestacional, prematuridad, hipertensión arterial, envejecimiento prematura placentario, etc., según relata el doctor.

Asimismo, la nicotina provoca una hipoxemia (falta de oxígeno) en la sangre fetal, mientras que el monóxido de carbono reduce el transporte del oxígeno, lo cual puede alterar el desarrollo normal del feto.

Respecto al alcohol, en casos en los que su consumo sea elevado se puede producir el llamado síndrome alcohólico fetal, que implica trastornos en el sistema nervioso, malformaciones o retardo en el crecimiento.

Cuando se confirma un embarazo, muchas mujeres se preocupan por haber consumido alcohol o tabaco durante esos días sin saber que ya se encontraban en estado. Aunque se trata de una fase muy precoz, hay que intentar evitar estas situaciones, por lo que si se está buscando ser padres, es recomendable evitarlos para comenzar un embarazo con plena salud.

En definitiva, toda mujer en edad fértil y con expectativas de quedar embarazada, debe saber la necesidad de evitar el consumo de alcohol y tabaco, al menos durante todo el periodo gestacional, y así evitar complicaciones en el feto. De hecho, hay que recordar que todo lo que consume la madre pasa directamente al feto, por lo que se debería de pensar: ¿Le darías un cigarro o una copa de vino a un bebé?

Si vas o quieres ser mamá y no sabes o no puedes dejar de fumar, en la Clínica Accuna te ayudamos gracias al equipo de especialistas con los que contamos. Pide tu cita.

Para conocer los próximos temas de nuestro blog, síguenos en Facebook o Twitter.



Acepto Política de Privacidad