"Cuando la gente conoce mi caso, sabe que se puede llegar a ser madre"

Eva María Bernal tiene tres hijos: Rodrigo, Martín y Aitana. 13 años han pasado desde que comenzó su sueño de ser madre gracias a la reproducción asistida, una experiencia que ahora ayuda a muchas personas que lo han iniciado. A través de su página web y tres libros que ha publicado, Eva apoya y asesora a la gente que ha iniciado este camino. Hemos querido hablar con ella para que nos cuente cómo empezó esta labor:

¿Cuál es la ruta que necesitaste para llegar a tus tres hijos?
Pasa todo por lo emocional. Empecé con inseminaciones y tuve que llevar a cabo un proceso de adaptación muy grande. No se trata de hacer esto sí y esto no, sino de tener las cosas claras y ver las etapas por las se va pasando. Si no te adaptas no vas a llegar una meta que es la que tener hijos. Hay gente, por ejemplo, que no quiere inseminación, que sólo quiere tener un hijo de su pareja. Y otras que, aún queriendo, luego el cuerpo y el alma dicen que no se puede.

¿Cómo ayudas a otras mujeres que están con un tratamiento de reproducción asistida?
He querido crear un entorno amable y agradable. Con lo duro que es esto, lo que se necesita es un entorno acogedor, aunque sea digital. La gente busca personas a las que les puedas preguntar y que te apoyen emocionalmente. También hay casos de gente muy desinformada. No todo el mundo vive en ciudades grandes como Madrid o Barcelona. En un pequeño pueblo, por ejemplo, igual no se plantean ser madre con donación de óvulos.

¿Es este el motivo por el que abriste el blog e iniciaste esta labor de ayuda?

Exacto. Me daba pena que todo lo que aprendí se lo llevara el tiempo. Gracias a toda la experiencia que tuve durante los tratamientos me decidí a ayudar a personas que estuvieran viviendo lo mismo. Comento mi experiencia, a qué sitios pueden ir o las pruebas que existen y que no se las habían comentado.

¿Qué perfil sueles ayudar?
Hay perfiles de todo. Las personas que llegan a mí tienen muchas ganas de luchar y batallar. Están hechas polvo, pero al conocer mi caso ven que se puede conseguir ser madre y que tenemos recursos emocionales para seguir día a día, para dar las vueltas necesarias para tener un niño.

¿Qué consejos ofreces?
Sobre todo, doy apoyo emocional y estratégico; es decir, temas de asesoramiento puro y duro, ya que con toda la experiencia que tengo sé que todo es relativo y nos va mejor unas cosas que otras. Hay gente que viene diciendo “no quiero que me den abrazos, sino que me consigan un buen embrión” y otras que sí que requieren de esa ayuda emocional.

Como madre soltera, ¿cómo se afronta la maternidad a través de una reproducción asistida?
Las mujeres que hemos decidido dar este paso contamos con recursos emocionales para poder afrontarlo. Somos mujeres que estamos acostumbradas a ser independientes y podemos aguantar mucho por lo que se demuestra mucha valentía. Se trata de una decisión muy meditada porque realmente se pasa miedo y te haces multitud de preguntas ante todas las dudas que van surgiendo.

¿Qué supuso para ti la reproducción asistida?
El primero fueron cinco inseminaciones, una fecundación in vitro y un aborto. Fue difícil y con miedos de no saber si sería madre. Al final lo logré y, realmente, no fue tanto porque el segundo (que fueron dos) fue más difícil. Tardé tres años y con un tratamiento cada tres meses. Por ejemplo, para mí, una de las cosas que más me ayudó para fue ir a terapia.

¿Cuántas personas se encuentran en la comunidad de apoyo que has creado?
Somos 70. A parte, hago acompañamiento a cinco personas. También realizo asesoramiento concreto on line o, si están en Madrid, en forma presencial. Hay personas que llegan mal anímicamente y quieren que les diga algo que le ayude, dentro de lo que yo entiendo, ya que puede que necesiten acudir al psicólogo. Con el historial que tengo la gente le gusta conocerme porque es un caso real, que se puede conseguir ser madre a pesar de las complicaciones.



Acepto Política de Privacidad