Cómo se realiza una fecundación in vitro

La fecundación in vitro es una la microinyección intracitoplasmática, es decir, la fecundación del óvulo mediante la inyección directa con una microaguja del espermatozoide en su interior. Esta técnica también se conoce por sus siglas en inglés como ICSI.

Previamente, los óvulos han sido extraídos de la mujer mediante una punción ovárica. Para ello, en un quirófano se aspiran y se estudian en el laboratorio para seleccionar los mejores, los cuales serán transferidos.

Una vez el óvulo se ha fecundado, se convierte en un embrión y se transfiere para que continúe con su desarrollo en el útero. Durante el tiempo que pasa desde el día de la punción hasta la transferencia, los embriones se observan diariamente en el laboratorio para garantizar que el desarrollo es el correcto.

La técnica de la transferencia embrionaria es muy sencilla e indolora. Los embriones seleccionados para transferir se introducen en una cánula muy fina, la cual se introduce posteriormente en él por la vagina de la mujer mediante un control ecográfico. Una vez se alcanza el útero, los embriones se depositan cuidadosamente y se retira el catéter. Una vez realizado, la mujer deberá guardar reposo durante al menos media hora.

Si estás pensando en realizarte este tratamiento, o tienes dudas de cual es el más adecuado para ti, ponte en contacto con nosotros. Nuestra primera cita de fertilidad es gratuita. Disponemos de la última tecnología para realizar este tipo de tratamientos.

Laura Romero



Acepto Política de Privacidad