Diez motivos para iniciar un tratamiento de reproducción asistida

No siempre sabemos cuándo deberíamos iniciar un tratamiento de reproducción asistida. Hay casos que son obvios pero otros no lo tenemos tan claro y será nuestro especialista en fertilidad quién nos lo indicará. Desde Accuna te damos diez motivos para iniciarlo.

1.- Baja Reserva Ovárica debido a la edad de la paciente. La edad es un factor clave a la hora de buscar embarazo. Los especialistas indican que con una edad no superior a 35 años se aconseja intentarlo durante un año y en edades superiores a 35 sea de 6 meses. Pasado este tiempo indicado, se aconseja acudir a un especialista para que pueda diagnosticar si hay algún problema.

2.- Alteraciones en el semen que impidan la correcta fertilización de los ovocitos de forma natural.

3.- Menopausia precoz. Ocurre cuando aparece antes de los 45 años y es el agotamiento de los folículos en los ovarios siendo sus causas más frecuentes las de origen genético, hereditario e inmunológico.

4.- Cuando aun produciéndose el embarazo, éste no llega a término. En este caso hay que buscar cuál es el motivo de que se produzcan abortos de forma natural siendo el más frecuente las anomalías cromosómicas.

5.- Vasectomía. En este caso el paciente tiene que acudir a un urólogo ya que dependiendo del tiempo transcurrido desde que se le practicó, podría realizarse una vasovasostomía o bien una punción testicular para llevar a cabo un tratamiento de reproducción asistida.

7.- Ligadura de trompas. Una vez hecha la ligadura de trompas ya no es posible el embarazo de forma natural ya que los espermatozoides no pueden ascender a través de las trompas de Falopio al estar ligadas, a menos que se produzca una reversión de las mismas. No en todos los casos es posible y es por lo tanto cuando habría que acudir a un tratamiento de reproducción asistida

8.- Posponer la maternidad. Hoy en día cada vez más mujeres por cuestiones laborales y personales deciden posponer su maternidad. La vitrificación ovocitaria permite que sus ovocitos permanezcan vitrificados y en custodia hasta el momento más idóneo para convertirse en madre.

9.- En el caso de no tener pareja masculina se puede acceder a la maternidad con tratamientos como la Inseminación Artificial, FIV, método ROPA o la Adopción de Embriones.

10.- Cuando los pacientes están afectos o son portadores de una determinada enfermedad genética a través del DGP (Diagnóstico Genético Preimplantacional) se puede conocer que embriones están sanos de esa enfermedad. Para ello los pacientes se tienen que someter a una FIV.

Sabina Mira



Acepto Política de Privacidad