andropausia-accuna

Andropausia o menopausia masculina

La andropausia, también conocida como menopausia masculina, es el proceso por el cual las capacidades sexuales del hombre disminuyen debido a los bajos niveles de testosterona en el organismo que se van reduciendo a partir de los cuarenta años. El hombre va perdiendo su potencia sexual, pero esto no quiere decir que se vuelva menos fértil ni nada similar. A diferencia de la menopausia femenina, la andropausia se produce de forma progresiva, no afecta a todos los hombres por igual y se evidencia por la sintomatología que presenta.

La principal característica es la incidencia, porque los porcentajes varían. En torno a un 30% de los varones tiene síntomas asociados y cuando alcanzan los 70 años, prácticamente todos los presentan. El caso es que esta patología se atribuye principalmente a un déficit de testosterona que se produce a partir de los 40 años. Pero para que dicha carencia sea relevante se tiene que producir a partir de los 50 o 60 años.

Los sofocos y el cansancio son algunos de los indicios más habituales en la andropausia y la menopausia. Al igual que sucede con esta última, es importante tener en cuenta que los síntomas varían, dependiendo de cada caso porque ni aparecen por igual en todos los hombres ni se presentan con la misma intensidad. A continuación recopilamos los vestigios más manifestados, para que podáis detectarlos:

  • Disminución del deseo sexual, disfunción eréctil y alteraciones en la eyaculación
  • Perdida de energía, memoria, concentración
  • Sequedad en piel y cabello
  • Aumento de la grasa corporal
  • Debilidad muscular
  • Baja concentración ósea
  • Ansiedad e irritabilidad
  • Sudoración

Tratamiento

Existe un elevado número de hombres de avanzada edad que no requiere de un tratamiento porque acepta estos indicios como síntomas propios del envejecimiento y se sienten cómodos con ese estado. Pero hay quienes no lo están y necesitan unas pautas para adaptarse a su nueva situación.

Para poder contrarrestar estos efectos de la andropausia, se puede recurrir a una terapia hormonal de remplazo. Es importante antes de comenzar una terapia de este tipo, que la persona en cuestión no sobrepase los niveles fisiológicos de testosterona y asemeje el patrón pulsátil endógeno. Se puede suministrar por varias vías: oral, intramuscular o subcutánea.



Acepto Política de Privacidad