No me viene la regla; ¿por qué? Posibles causas del retraso menstrual

Casi todas las mujeres en edad fértil, antes o después, pueden tener algún retraso en su menstruación. Estos son los principales motivos:

  • Posible embarazo:

Si has tenido relaciones sexuales sin protección y tienes algún retraso en tu regla, podrías estar embarazada. Lo aconsejable es realizar un test de embarazo, bien en tu farmacia con la primera orina del día (más concentrada), o en sangre acudiendo a tu clínica.

  • Irregularidades menstruales causadas por la edad:

La adolescencia, el momento  donde aparece la primera regla, y la premenopausia, momento en el cuál puede haber variaciones de la regla dando lugar a meses con fases anovulatorias, es decir, no se ovula y puede no aparecer la regla, siendo un síntoma claro de la llegada de la menopausia.

  • Síndrome de ovario poliquístico:

Es una forma común de desequilibrio hormonal que puede causar falta de regla e incluso periodos irregulares donde puede haber retrasos en la regla. También podría darse el caso contrario, es decir, sangrado excesivo.

  • Nervios típicos del día a día:

El estrés influye también en nuestro ciclo menstrual pudiendo alterarlo y como consecuencia causar un retraso o incluso la desaparición de la misma durante varios meses.

  • Estar dando el pecho a tu bebé:

Cuando se está dando el pecho se puede experimentar la ausencia de regla puesto que después de tener un bebé el cuerpo se ha de reajustar de nuevo.

  • Seguir una dieta muy severa llevada al extremo tal como en la anorexia o bulimia:

En mujeres con dietas extremas de adelgazamiento puede darse la falta de su periodo menstrual debido a que el organismo ahorra en recursos.

  • Tener algún tipo de problema a nivel de tiroides:

La Tiroides es una glándula que regula nuestro metabolismo, pero también interfiere en otros mecanismos de nuestro organismo. Si tenemos los niveles por encima o debajo de los valores normales puede llegar a afectar a nuestro ciclo menstrual.

  • Prolactina elevada:

Puede alterarse por diversas causas como por ejemplo la toma de algunos fármacos o la lactancia. De todas formas se recomienda, ante cualquier anomalía que podamos detectar, acudir a nuestro ginecólogo y siempre realizar al menos una vez al año una revisión ginecológica completa.

Raquel Molina. Accuna.
Para conocer los próximos temas de nuestro blog, síganos en facebook o twitter



Acepto Política de Privacidad