Acupuntura para mejorar la fertilidad

Se trata de una técnica milenaria que tiene su origen en China, donde se utilizaba como medicina alternativa, que consiste en la circulación de la energía vital o chi por todo el organismo. Las agujas actúan directamente sobre el cuerpo, eliminando los acúmulos de esta energía en puntos clave, consiguiendo así devolver el equilibrio al cuerpo. En los últimos años se ha constatado que, además, de sus numerosas propiedades beneficia la fertilidad masculina y femenina. La acción de sus agujas en puntos determinados logran estabilizar los niveles hormonales de las mujeres para que sus ciclos menstruales sean más regulares. De este modo, aumenta la irrigación sanguínea de su útero, facilitando la implantación del embrión en el endometrio.

Quienes lo han probado aseguran sus efectos. “Cuando Carlos y yo decidimos iniciar un tratamiento de FIV con una donante, nos dejamos aconsejar por mi hermana, acupuntora, y tomamos la decisión de apoyar el procedimiento con esta técnica natural. Seguro que el tratamiento fue todo un éxito y gracias a él tenemos a María, pero estoy segura de que también contribuyó la acupuntura a que se fortaleciera. Además, me ayudaron a eliminar la tensión del cuello y de los hombros.”

Y es que, según los expertos, someterse de forma constante a un tratamiento de estas características ayuda enormemente a preparar la matriz para que, llegado el momento de acoger el embrión, sea más fácil que éste anide y se logre el embarazo. Asimismo, los especialistas apuntan a que el estrés generado por los propios procedimientos que producen ansiedad disminuyen las posibilidades de concepción. Sin embargo, la acupuntura reduce estos índices de agobio y genera un mejor ambiente para conseguir la gestación.

Por este motivo, muchas mujeres deciden someterse a este tipo de técnica natural precisamente para poder reducir el estrés. Es el caso de Sandra, que después de hacerse un tratamiento de FIV con resultado negativo, se sentía muy angustiada y nerviosa. Pero tras una transferencia con embriones congelados está embarazada de 12 semanas y apunta a que la acupuntura le fue útil para desinhibirse “Los tratamientos y los ejercicios me han ayudado a relajarme y a tomar conciencia de mi cuerpo”, explica.

Pero la acupuntura también beneficia la fertilidad masculina porque el proceso de la formación de espermatozoides depende de procesos hormonales, por lo que estas sesiones actúan del mismo modo que con las mujeres, estabilizando los niveles de hormonas para la producción de los espermatozoides. Lo mismo ocurre con el estrés que sufren por las dificultades de que su pareja consiga el embarazo, ya que éste les aumenta el nivel de oxidación celular, produciendo daños irreparables en los espermatozoides. Para paliar los efectos que produce el agobio y la ansiedad que genera esta situación, los hombres recurren a estos tratamientos. Con ello, consiguen mejorar la concentración y movilidad de los espermatozoides, aumentando así las posibilidades de conseguir el embarazo.



Acepto Política de Privacidad