cena-nochevieja-perfecta-para-embarazada

La cena de Nochevieja perfecta para una embarazada

Comienza la cuenta atrás para la última cena del año, una noche en la que tradicionalmente se suele comer marisco, carne, embutidos y dulces en abundancia. Alimentos que le están vetados a las mujeres embarazadas desde el principio de su gestación. Por eso, desde Accuna queremos abordar cuáles son los platos más convenientes para preparar el menú de Nochevieja de las gestantes.

Desde la clínica, el doctor Giménez, recomienda compensar las comidas navideñas con otras tomas más ligeras. Especialmente, esa noche, indica, “lo mejor es comer de primer plato una sopa, crema o ensalada, debido a que aportan muchos minerales, vitaminas, fibra, hidratos y muy pocas grasas”.

Aunque estas fechas es habitual acompañar la comida con algo de vino o cava, si estás embarazada tienes que prescindir por completo del alcohol. Una sola copa podría perjudicar al feto y generarle problemas neurológicos. Por consiguiente, una alternativa es el agua fresca aromatizada con un poco de limón que, además, aligera las digestiones y combate el estreñimiento, que se acentúa durante el periodo gestacional. Algunas opciones saludables y fáciles de preparar son la crema de espárragos, de calabaza o calabacín y patata.

Las ensaladas es mejor que sean vegetales, aunque normalmente se suelen completar con alimentos de origen animal como es el caso del jamón, el foie, el pato o los langostinos. Sin embargo, lo más saludable, que permite controlar las calorías, es prescindir de las salsas y optar por una vinagreta ligera. “Es preferible no abusar de ingredientes ricos en grasa y en su lugar, sustituirlo por frutos secos, fruta o queso”, puntualiza el doctor.

En cuanto al marisco, otro producto muy típico en la mesa e imprescindible en estas fechas, ¿las embarazadas pueden comer? Sí, aunque únicamente pueden tomar el que está cocido. “Es importante evitar comerlo crudo porque puede resultar indigesto para la gestante además de verse afectada por lo que se conoce como anisakis”, recalca. A diferencia de los fiambres y embutidos, que cada embarazada sabe si puede comer o no, en función de lo que le aconseje su médico y del resultado del análisis del primer trimestre del embarazo, que revela si has pasado la toxoplasmosis.

Generalmente el segundo plato suele contener aves, carnes o pescados cocinados al horno o guisados, que contienen proteínas de alta calidad y pocas grasas, pero lo más idóneo es acompañarlos con guarniciones vegetales y prescindir de la fritura. Por eso, os proponemos recetas saludables como el lenguado a la naranja, pechuga de pavo con dátiles o lubina al horno.

Por lo que respecta al postre, se puede comer turrones pero a ser posible que sean bajos en azúcares, porque aunque son saludables por contener un gran índice de frutos secos, tienen muchas calorías. Asimismo, aconseja el consumo de fruta, ya sea piña, melón, naranja, mandarinas, higos o macedonia natural.

Con estas pautas, ya puedes disfrutar de tu embarazo sin ningún tipo de preocupación por el tema alimentario y sin que estas comidas especiales te supongan un sacrificio extra para ti y tu bebé.



Acepto Política de Privacidad