Diagnóstico de la endometriosis

Facilitar el diagnóstico de la endometriosis con un análisis de sangre

La endometriosis es una enfermedad que provoca el crecimiento de tejido uterino fuera del propio útero provocando un gran dolor y molestia, dando lugar a una gran dificultad para concebir.


Mediante una simple ecografía en una revisión rutinaria, el especialista puede ver si hay alguna imagen que le haga sospechar sobre la endometriosis. Si se sospecha que puede haberla, el médico podría recomendar realizar un TAC o RNM (resonáncia magnética) como prueba complementaría, además de pruebas sanguíneas como el CA-125. Estos marcadores podrían indicarnos, también, si hay signos de endometriosis. Se debe tener en cuenta que no es un resultado definitivo, puesto que podría estar también alterado por otro tipo de patologías.


Hoy en día hay otro tipo de biomarcadores en sangre que nos pueden guiar, como las citoquinas. Estas participan en el proceso inflamatorio de la endometriosis, dando así un diagnóstico más preciso y ofreciendo mayor información sobre el grado de actividad y gravedad de la enfermedad.


No obstante, la forma más efectiva de diagnosticar la endometriosis es mediante cirugía. Esta es mínimamente invasiva (laparoscopia) y permite, mediante pequeñas incisiones, ver a través de una cámara óptica el interior del abdomen.


Raquel Molina

Técnico de laboratorio



Acepto Política de Privacidad