• PRIMERA VISITA DE FERTILIDAD GRATIS

    Tratamiento FIV desde SÓLO 2.750 euros

    Y ahora, hasta el 30 de junio,

    seguimiento del embarazo GRATIS.

    PIDE CITA

Chequeo para la maternidad

Las posibilidades de embarazo en una pareja joven, sana, supuestamente fértil, con relaciones sexuales completas sin protección en el momento de la ovulación, es de un 25%. Por lo que,  al cabo de un año, un  85% de las parejas habrían conseguido un embarazo. Cuando decidas encaminarte hacia la aventura de tener un bebé, es importante que tengas en cuenta una serie de consejos para que tu embarazo se desarrolle en las mejores condiciones de salud posibles.
En primer lugar, es muy importante realizar una revisión ginecológica antes de planificar el embarazo. Así se puede valorar tu salud preconcepcional, mediante un examen físico y ginecológico completo, incluyendo citología, exploración mamaria y detección de enfermedades de transmisión sexual, si existiera alguna sospecha de las mismas.

Además es importante tener en cuenta una serie de medidas higiénico-dietéticas:

  • Llevar una dieta saludable y equilibrada.
  • Controlar tu peso.
  • Practicar ejercicio físico regularmente.
  • Evitar el consumo de tabaco, alcohol, cafeína, drogas.
  • Evitar factores ambientales y laborales que sean tóxicos.
  • Si buscas embarazo o tienes un retraso, debes de evitar en la medida de lo posible tomar fármacos, sin consultarlo con tu ginecólogo.
  • Evitar el estrés y alteraciones del sueño.
  • Vacunarte, si es necesario, contra el tétanos, hepatitis B y rubéola.
  • Tomar Ácido fólico preconcepcional, (400 µg /d) 1 mes antes de la concepción y durante el primer trimestre del embarazo, para prevenir los defectos del tubo neural de tu futuro bebé.
  • Realizar una buena ingesta de sal yodada, y alimentos ricos en yodo, reforzando cuando sea necesario.
Una vez hayas tenido en cuenta todos estos factores, es también muy importante que sepas que debes acudir a un especialista gineco-obstétra si presentas:

  • Antecedentes obstétricos o reproductivos con complicaciones (abortos, hijos previos con defectos congénitos, muertes fetales intraútero, parto pretérmino).
  • Antecedentes personales o familiares de enfermedades genéticas o hereditarias.
  • Alguna enfermedad crónica como: diabetes mellitus, enfermedad renal (incluida la hipertensión arterial previa al embarazo), epilepsia, enfermedad cardiovascular, cáncer y otros procesos médicos que precisen de medidas previas a la gestación.

Tomando todas estas consideraciones en cuenta, ya estás preparada para adentrarte en el maravilloso mundo de la maternidad.


Alteraciones de la regla

Las alteraciones de la regla, o desórdenes menstruales, son un trastorno que han padecido la mayoría de las mujeres en algún momento de su vida y que puede estar relacionado con diversos factores. Las formas de manifestarse pueden ser también variadas: flujo de sangre abundante o escaso, un retraso o adelanto del periodo, pequeñas pérdidas o pérdidas entre menstruaciones.

Estas alteraciones pueden deberse a factores hormonales, a un factor hereditario, malos hábitos de vida y alimenticios o problemas más serios como enfermedades de los órganos reproductores. Si detectas algún síntoma recurrente, o si las alteraciones se prolongan en el tiempo, es aconsejable que acudas al ginecólogo para que te haga las pruebas necesarias.

Como en tantos otros casos, el tratamiento dependerá de los resultados que se obtengan de las pruebas diagnósticas realizadas por el especialista. Este te indicará si se trata de alteraciones hormonales o si existe un problema subyacente que hay que erradicar desde su origen.

El tratamiento también variará en función del deseo por parte de la mujer o de la pareja de quedarse embarazada.


Relaciones sexuales programadas

Las relaciones sexuales programadas pueden ser la primera opción de tratamiento cuando una pareja busca el embarazo de forma natural y este tarda en llegar. Cuando hay ausencia de alteraciones en la ovulación y en el esperma, las posibilidades de lograr el embarazo aumentan siguiendo unas sencillas indicaciones del ginecólogo para mantener relaciones sexuales en el momento adecuado.

Esta técnica sincroniza la ovulación con las relaciones sexuales, mejorando la ovulación natural de la mujer y determinando la fecha de ovulación para asesorar a la pareja del momento ideal para mantener relaciones sexuales en busca de un futuro bebé.

El principal atractivo de esta técnica es que no supone ningún tipo de complicación posterior ya que no necesita de intervención quirúrgica o de procedimientos más exhaustivos. Sencillamente, se trata de dirigir las relaciones sexuales al momento más fértil del ciclo menstrual, que es el período de ovulación.


Este proceso sucede normalmente en el catorceavo día en mujeres que tienen ciclos de 28 días, aunque depende de la duración del ciclo, por lo que el ginecólogo monitorizará y llevará a cabo un seguimiento individualizado de cada paciente para indicar en cada caso los consejos más adecuados.

El asesoramiento de la programación de relaciones sexuales por parte de un especialista incluye también la preparación del endometrio de la mujer a través de una estimulación ovárica farmacológica, de manera que aumenten las posibilidades de embarazo activando la correcta maduración de uno o más ovocitos y sincronizando el momento fértil con las relaciones de pareja.

Pide cita gratis

Tu primera consulta es gratuita.

Consúltanos sin compromiso:
965 126 690
  • PIDE TU CITA
  • SOLICITA INFORMACIÓN

Acepto las condiciones

Acepto las condiciones

Uso de cookies

Este sitio Web utiliza cookies, propias y de terceros con finalidad estadística, de publicidad, multimedia y social para compartir. Si continúas navegando, se entiende que aceptas su uso y en caso de no aceptar su instalación deberás visitar el apartado de política de cookies, donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies