Miomas Uterinos, ¿qué son? ¿cómo afectan a la fertilidad?

Los miomas uterinos o leiomiomas, son las tumoraciones benignas de la cavidad pélvica más frecuentes, en mujeres que se encuentran en edad reproductiva, pudiendo afectar aproximadamente a un 60-70 % de ellas.


En primer lugar, es importante tener claro la benignidad de este tumor tan frecuente, y que, dependiendo de su tamaño y localización, pueden ser asintomáticos, y muchas veces son diagnosticados en la consulta ginecológica de rutina.


Son tumoraciones que se originan por la proliferación de un conjunto de fibras musculares lisas uterinas, y por lo general, no son de crecimiento rápido. Este crecimiento depende principalmente de su sensibilidad al estrógeno; por tal motivo, durante el período de la menopausia, decrecen.

Tipos de miomas

Su capacidad de producir síntomas, obedecen principalmente a la localización y al tamaño; ya que comienzan desde tamaños microscópicos, y con el paso de tiempo van creciendo, pudiendo alcanzar un tamaño importante.


Pueden ser de presentación única, o múltiple.


Según su localización se dividen en:

¿Qué síntomas pueden provocar los miomas?

Si hablamos de la sintomatología, el principal síntoma es el sangrado uterino, que se relaciona principalmente con los de localización submucosa, es decir, los que están dentro de la cavidad. Los intramurales pueden deformar la anatomía uterina, dependiendo del tamaño que alcancen.

¿Qué impacto tienen los miomas uterinos en la fertilidad?

Los miomas uterinos pueden alterar la capacidad reproductiva de una mujer, especialmente los que se localizan en la cavidad uterina. También los miomas intramurales de un tamaño importante, pueden alterar la anatomía de la cavidad uterina, o inclusive, obliterar las trompas uterinas si se localizan a nivel de los cuernos uterinos, lugar donde comienza el trayecto de las mismas.


Es importante acudir a una consulta ginecológica preconcepcional, independientemente de tener síntomas, o no; pues como hemos descrito anteriormente, los mimas pueden ser completamente asintomáticos, y por ello, pueden ser causa de problemas de esterilidad.


Una vez que se diagnostica la miomatosis uterina, su tratamiento dependerá principalmente de la edad de la paciente, su deseo de embarazo, y la sintomatología; entre otros factores.


Si es una paciente con deseo reproductivo, los miomas localizados en la cavidad uterina, deben de ser extirpados. Por lo general se somete a la paciente a una histeroscopia quirúrgica para intentar dejar la cavidad endometrial libre de ellos.


La histeroscopia es un procedimiento por lo general ambulatorio, y con una muy buena tasa de recuperación.


Dr. Ricardo Delgado, Ginecólogo de Clínica Accuna