Biopsia del embrión. Accuna

Biopsia del embrión para DGP / PGT. Cuándo, cómo y por qué.


La biopsia embrionaria es necesaria para realizar el Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) y poder saber si un embrión es genéticamente “sano”.


Para poder conocer esta información genética, se debe de realizar un tratamiento de fecundación in vitro. Así pues, tras obtener los ovocitos mediante punción folicular y la muestra seminal, se realizará la microinyección intracitoplasmática de los espermatozoides (ICSI). Al día siguiente, los embriones que hayan fecundado, se mantendrán en cultivo.


En día 3, se realizará la “eclosión asistida”, que consiste en realizar un pequeño agujero en la zona pelúcida del embrión mediante pulsos de láser con un microscopio.


En día 5 de cultivo, para poder realizar la biopsia embrionaria, es necesario que el embrión haya alcanzado el estadio de blastocisto y que algunas células del embrión hayan conseguido salir de la zona pelúcida. Si esto ha ocurrido, mediante pulsos de láser conseguiremos separar de 3 a 6 células del embrión que se analizarán para obtener el resultado genético.

Indicaciones


La biopsia embrionaria está recomendada para parejas con:

  • Abortos de repetición
  • Mujeres que tengan más de 40 años
  • Fallos de implantación
  • Alteraciones cromosómicas
  • Enfermedades genéticas
  • Familiares que padezcan alguna enfermedad hereditaria


La biopsia embrionaria es una técnica que requiere de personal experimentado y debe ser indicada por un especialista de forma individualizada y personalizada.

Miguel Herreros. Biólogo de clínica ACCUNA




Acepto Política de Privacidad