Aclara tus dudas sobre la espina bífida

Las claves de la espina bífida

¿Qué es lo que más preocupa a una mujer embarazada? Podemos imaginarla acariciando su barriga y deseando que todo esté bien por dentro, que las semanas pasen con salud y el bebé llegue sano. La salud. La pareja de esa mujer también lo vive, quizás más en silencio. Que ella esté sana ahora y cuando nazca su hijo o su hija, y que con salud vivan esa felicidad.
Hoy en día es posible diagnosticar un gran número de patologías a lo largo del embarazo y muchas veces es posible tomar acciones, incluso antes del nacimiento del bebé. La ecografía morfológica que se realiza en torno a la semana 20 del embarazo es clave para conocer malformaciones y otras circunstancias.
Una de las patologías congénitas que más precupan a los futuros padres es la espina bífida. Esta enfermedad congénita consiste en un defecto en el cierre del tubo neutral, por lo tanto, afecta a la columna vertebral y produce una importante incapacidad e importantes secuelas neurológicas permanentes e irreversibles.
Causas de la espina bífida
La espina bífida ocurre porque se produce una formación anormal de la columna vertebral, debido al defecto en el cierre del tubo neutral mencionado, en etapas iniciales del desarrollo embrionario (durante el primer mes). Las causas que producen la espina bífida son multifactoriales. Se suele dar con mayor frecuencia en mujeres con bajo nivel de ácido fólico antes de la concepción y durante los primeros meses del embarazo. El ácido fólico es fundamental en el desarrollo y crecimiento de los tejidos. También se cree que hay un factor genético que predispone al bebé a la espina bífica, así como otras causas que se asocian con esta enfermedad como son la ingesta de algunos fármacos, condiciones socioeconómicas deficitarias y factores medioambientales.
¿Se puede evitar la espina bífida?
Desde hace muchos años se recomienda la ingesta preconcepcional y durante los primeros meses del embarazo de ácido fólico , como medida farmacológica efectiva para disminuir el riesgo de espina bífida en el feto. La Organización Mundial de la Salud también recomienda una ingesta sana y balanceada, al igual que mejorar y cuidar tanto las condiciones de vida como los factores medioambientales (desecho productos químicos, contaminación ambiental, etc).
Soluciones
La solución a la espina bífida es quirúrgica. Varía desde la cirugía fetal intraútero para los casos más graves como lo es el meningocele hasta la cirugía en los primeros días de nacimiento para los casos menos graves, como la espina bífida oculta.
Por último y más importante, desde el equipo Accuna no nos cansamos de recordar la importancia de la ingesta de ácido fólico antes de la concepción y acudir a los controles durante el embarazo ya que, hoy en día, hay muchas técnicas para diagnosticar esta patologías como pueden ser exámenes de sangre o la ecografía obstétrica.
Si tienes dudas sobre este u otro aspecto de tu embarazo, llámanos al 96 512 66 90 y pide cita. Nuestro equipo médico está a tu disposición.
Para conocer los próximos temas de nuestro blogsíguenos en facebook o twitter.
Dr. Ricardo Delgado



Acepto Política de Privacidad