Qué es una citología y qué incluye

Qué es una citología y qué incluye

Una pregunta que nos hacen las mujeres, en ocasiones, al solicitar una revisión ginecológica es qué está incluido en la citología. Muchas veces no saben exactamente qué es o para qué sirve pero sí tienen claro que es una prueba importante para saber que están bien y no tienen nada malo.
Para aclarar todas esas dudas, hoy abordamos la información clave que hay que conocer sobre la citología:
> La citología es una parte de la biología que estudia la célula y sus funciones
El diagnóstico citológico es el arte y la ciencia de la interpretación de las células del cuerpo humano, sean de descamación espontánea de las superficies epiteliales o bien obtenidas de los diferentes tejidos por procedimientos diversos (L.G.Koss).
Papanicolaou, en 1943, diagnosticó el cáncer uterino en un frotis vaginal. Por este motivo, en ocasiones a la citología vaginal se le llama Pap test.
> Una citología vaginal es un procedimiento diagnóstico – procedimiento y herramientas

Con estas premisas podemos concluir que una citología vaginal es un procedimiento diagnóstico en el que, tomando unas células del cuello uterino, se puede diagnosticar el cáncer cervical y sus lesiones previas. Durante la revisión ginecológica, después del examen de los genitales externos, el ginecólogo realiza el estudio del cuello uterino. Para esto necesita colocar un espéculo vaginal que le permite observar el cérvix que está en el fondo de la vagina. Tras la visualización se realiza la toma citológica (obtención de las células del cérvix) con una espátula de madera o de plástico y con un pequeño cepillo. Las células así conseguidas se extienden en un portaobjetos (pequeño cristal rectangular), que estará identificado con el nombre de la paciente para que no haya errores, y se fija la muestra con laca o fijador específico.
Así se envía al laboratorio para su estudio, de donde recibiremos un informe con un diagnóstico citológico.
En otras ocasiones se puede realizar la citología llamada de “en medio líquido” en la que la espátula y cepillo cervical, tras la toma, se lavan en un tarrito que tiene un líquido que preserva las células y así se desprende el material obtenido. La forma de procesarla y estudio es diferente.

Material para la citología: espéculo, espátula, cepillo endocervical, portaobjetos y fijador.
Material para la citología: espéculo, espátula, cepillo endocervical, portaobjetos y fijador.

> Qué información aporta una citología
Si bien lo más importante de la citología es el poder diagnosticar las lesiones previas del cáncer uterino, para poder tratarlas y no llegar al temido cáncer, nos puede dar cuenta de otros hallazgos no neoplásicos y diagnosticar otras enfermedades vaginales producidas por tricomonas, hongos, actinomyces, vaginosis o sospecha de herpes virus.
Para que se desarrolle el cáncer cervical es necesario, pero no suficiente, la presencia del virus del papiloma humano (HPV). La citología no lo diagnostica directamente, pues se necesitan pruebas especiales, sino que nos dicen que hay alteraciones celulares debido a la infección del virus. Una de ellas es LIP (lesión intraepitelial) de bajo o alto grado. En otras ocasiones el diagnóstico no es tan específico, como cuando diagnostican ASCUS (atipia citológica de origen desconocido) que necesita de estudios complementarios para descartar la presencia del VPH (tipificación VPH).
> Cuándo se recomienda realizar una citología
Cuando la citología se realiza de forma preventiva (cribado), para el diagnóstico de las lesiones previas del cáncer cervical, se recomienda hacerla a partir de los veinticinco años. Anteriormente era a los tres años de tener relaciones sexuales.
Para que la citología sea valorable hay que tomar la muestra en las mejores condiciones para que el citólogo pueda interpretarla correctamente. No se debe tomar la muestra si se tiene la regla o restos hemáticos. Hay que dejar pasar una semana si se han puesto óvulos o cremas vaginales y un par de días si se han tenido relaciones sexuales o se ha hecho una exploración ginecológica (por eso se toma la citología al principio de la revisión ginecológica). Cuando se tiene que repetir una citología hay que dejar pasar un mínimo de tres meses. En otras circunstancias será el ginecólogo el que diga cuándo se tiene que hacer el estudio citológico.
El estudio citológico vaginal es el método de Prevención del Cáncer Cervical. Es una prueba sencilla que apenas molesta y que se tiene que repetir de forma periódica. En ocasiones se realiza al mismo tiempo la Tipificación del Virus del Papiloma Humano (VPH).
Para conocer los próximos temas de nuestro blogsíguenos en facebook o twitter.



Acepto Política de Privacidad